2.8.10

Para ti.

Casi nunca te escribo… en realidad no recuerdo si lo he hecho antes, pero últimamente siento una gran necesidad de estar en contacto contigo, de escribirte, de saber de ti.

La verdad es que pocas veces te pienso, pocas veces te extraño y cada día es menos lo que te recuerdo. Aún así, sé que exististe, sé que te conocí, sé que compartimos momentos que no debería haber olvidado, momentos que muchos envidiarían, momentos que hoy quiero recordar, momentos a los cuales quiero abrazar.

Y es como si últimamente el destino me diera señales de ti, te veo y te pienso en todos lados, en los comerciales de televisión, en los anuncios de la calle, en las películas, en las pláticas, en las escenas que veo día a día a mi alrededor. Es en ese momento cuando me doy cuenta que te extraño, que sí me haces falta, que a veces me es más fácil no pensar en ti para no extrañarte y cerrar los ojos para no notar tu ausencia, pero sé que eso no funciona, porque al abrir los ojos tú no estás y te sigo extrañando.

Estos días me ha sido inevitable el ponerme a pensar cómo sería mi vida si estuvieras aquí. Creo que es una pregunta con mil respuestas, algunas buenas y otras malas. Me quedo con las buenas y lleno mi mente de historias y momentos que nunca existieron, que nunca existirán, pero que en el fondo anhelaba el poder haberlas vivido.

Siento que pudimos haber compartido tantos momentos, confidencias, enojos, abrazos, consejos, sonrisas... No sé, realmente me haces falta. Creo que tu sola presencia me haría sentir tranquilo en muchos momentos y me duele más el no poder recordar lo que se sentía tenerte aquí, vivo.

No recuerdo tu voz, no recuerdo como se sentía tu piel cuando aún estaba tibia, no recuerdo como se sentía un abrazo tuyo, hay pocos y borrosos recuerdos y me da miedo que algún día ellos desaparezcan. Por eso te escribo hoy, para que sepas que sí te extraño, que aún te recuerdo y que aún me haces falta.

Sé que algún día volveremos a estar juntos y quizás podamos retomar el tiempo perdido.

Te amo, te extraño y te pienso.

Art.

7 comentarios:

Jma!!! dijo...

Es a veces impactante cómo unas palabras pueden romper el cuerpo y llegar a planos que nosotros, como mortales, desconocemos. Es esa esperanza la que mantiene nuestros recuerdos.

A veces, sin importar si fue mucho o poco tiempo su estancia con nosotros, tenemos algo de los que se han ido. Con eso, vivimos con la oportunidad de crear memorias, de imaginar que nos acompañaron la primera vez que nos enamoramos, cuando recibimos nuestro primer sueldo en la vida y que van a estar el día de nuestra boda, o en el nacimiento de nuestros hijos.

Aquí está, allá también. No estás solo, y sí, está acompañándote aunque a veces no parezca.

No los vemos, ni tocamos. Pero si te concentras lo suficiente, cual Dorita en el Mago de Oz, vas a llegar a él. No te des por vencido, y atesora todo aquello que recuerdas, así como esos recuerdos que has tenido oportunidad de inventar.

Te amo. Están aquí todavía. Prometido.

Sr No quiero dijo...

un abrazo.

Lucy dijo...

Lo amé. Tan dulce, tan sutíl, tan explosivo...

Buen post.

Paulina dijo...

Hola
Me llamo Paulina soy administradora de un directorio web/blog. Me ha gustado mucho tu blog personal, busco intercambiar enlaces. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en tu web.
Si estás de acuerdo, házmelo saber al mail: paulina.cortez@hotmail.cl
Suerte con tu web! :)
Pau

Artdr3amer dijo...

Hola Paulina, con mucho gusto hacemos el intercambio, tu sólo avisame cómo le hacemos y con gusto!.

Gracias por visitar mi blog y que bueno que te haya gustado!.

Artdr3amer dijo...

Y gracias por sus comentarios, no comente mucho aquí porque no sabía bien que decir, fue un post muy intenso y preferí dejarlo así, pero gracias por sus comentarios y es lindo saber que les gusto!.

caravanboy dijo...

HERMOSO!!!!!!